La guardería de Semilla permite a las mujeres artesanas conciliar su vida laboral

El servicio de guardería inició su andadura en 2011, coincidiendo con la puesta en marcha del taller de pintado de pañuelos de seda Marina Silk. Actualmente se benefician de la guardería los hijos de las mujeres involucradas en todos los proyectos de Semilla para el Cambio, desde las alumnas del Proyecto de Alfabetización, hasta las trabajadoras de los talleres de Corte y Confección y Artesanía.

Empoderamiento de la mujer - taller de artesanía - semilla para el cambio
Mujeres trabajando en el taller de artesanía. © Emilio Sancho

Las puertas de la guardería de Semilla para el Cambio en el barrio de Sigra están abiertas para todas las madres que estudian o trabajan en la ONG. “Gracias a la guardería las mujeres disponen de un tiempo muy valioso en el que pueden adquirir nuevas competencias, desde aprender a escribir y leer hasta formarse profesionalmente”, recuerda María Bodelón, directora de Semilla para el Cambio. “Es imprescindible que las mujeres tengan unas horas al día para ellas mismas, para concentrarse, desarrollarse y estar junto a sus compañeras”, afirma.

Desde 2011 ya han pasado por la guardería más de 30 niños y niñas. Najeera, la niñera de la guardería de Semilla, no duda en afirmar que los niños “son como mi familia, disfruto mucho a su lado y me siento una privilegiada”. En la guardería conviven desde los bebés más pequeños, que cuentan con unos pocos meses de edad, hasta los niños de hasta tres y cuatro años. Emplazada en una habitación polivalente del centro de Sigra, los pequeños permanecen una media de cuatro horas al día mientras que sus madres estudian o trabajan en los diferentes talleres de Semilla.

Empoderamiento de la mujer - taller de artesanía - semilla para el cambio
Najeera, la niñera de la guardería de Semilla, con uno de los niños. © Emilio Sancho

 

La mayoría de las beneficiarias del servicio de guardería son mujeres que antes se dedicaban a la recogida de basura, mientras que ahora estudian o trabajan en la elaboración de productos artesanales. Unas mujeres que cuentan con una ocupación creativa, digna y bien remunerada, que les permite contribuir a la economía familiar, mejorar su autosuficiencia y autoestima, así como aumentar su influencia en sus comunidades. Además, está demostrado que una mujer con educación cuida, nutre y educa mejor a sus hijos, tienen los niños más tarde y de una forma más planificada.

Deepa, la responsable del taller de Artesanía del centro de Sigra, nos recuerda que es esencial que las mujeres “compartan un espacio en el que se sienten cómodas y puedan concentrarse, sin tener que preocuparse por el cuidado de sus hijos por unas horas”. “Contar con Najeera es toda una suerte”, concluye. En esta misma línea se pronuncia Jumela, una de las trabajadoras del taller de artesanía y madre de Armaan, un bebé de 10 meses que cada día está bajo la supervisión de la niñera. “Najeera es como una segunda madre para mi hijo”, afirma.

El empoderamiento de la mujer es uno de los ejes principales de la acción de Semilla para el Cambio. Los diferentes proyectos del área de Mujer ofrecen las herramientas necesarias para que las beneficiarias sean más independientes, refuercen su papel dentro de sus familias y comunidades e incrementen sus posibilidades laborales. Del mismo modo, el trabajo en equipo también ayuda a que las mujeres compartan sus inquietudes y problemas, creando así un círculo de apoyo que también contribuye a su empoderamiento e independencia.

2 comentarios en “La guardería de Semilla permite a las mujeres artesanas conciliar su vida laboral”

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies