“El respeto se consigue contribuyendo con los sectores más empobrecidos de India, como las mujeres de los slums”

foto-pablo-para-perfil-primer-planoSociedad Geográfica de las Indias es una agencia especializada en viajes a medida a India, Sri Lanka, Nepal, Bután y Maldivas, que trabaja desde el concepto de “viajero” que quiere ir a su ritmo y ver lo que desea, no lo que le enseñan. Por eso, promueven un turismo sin malas prácticas, respetuoso con el país y comprometido con su población… e incluso cuando deciden hacer un regalo a sus clientes, mantienen esta filosofía.

Hace unas semanas, esta agencia quiso hacer una donación a nuestros proyectos de empoderamiento de la mujer en Varanasi como regalo a dos de sus clientes, Ana y Fran. Un regalo especial, solidario y diferente que les pareció lo más apropiado para dos personas muy comprometidas con los más desfavorecidos. Pablo Pascual, director de Sociedad Geográfica de Indias nos cuenta las razones.

¿Por qué optasteis por un regalo como este y no por uno más habitual, como el que suelen hacer otras empresas? 

Porque es acorde con la filosofía de Sociedad Geográfica de las Indias. El concepto integral de viaje que proponemos está fundamentado en un compromiso conjunto con un turismo respetuoso en todos los puntos de la cadena de valor. Para nosotros, ese respeto se consigue contribuyendo con el desarrollo de los sectores más empobrecidos de la India, como es el caso de las mujeres de los slums.

Es la primera vez que hacemos un regalo tan especial a unos clientes, pero no a otras organizaciones con las que colaboramos con frecuencia.

¿Qué os llevó a decidiros concretamente por una donación como regalo para vuestros clientes?

La especial sensibilidad de Ana y Fran y su empatía con los más desfavorecidos. Ellos trabajan en una residencia de mayores, y saben de primera mano qué sienten los aparentemente “más débiles”, los que están solos, los que requieren atenciones. Por eso nos identificamos desde el primer momento con este proyecto de Semilla. Apoyamos constantemente las iniciativas que tienen por objeto mejorar la situación de la mujer en India. La injusticia social para con las mujeres indias es una constante en la historia del país: son percibidas como un bien económico, como moneda de cambio en matrimonios concertados (el 80% del total en India). Y Semilla, con su proyecto de alfabetización está dando grandes pasos para que la mujer en India deje de ser tan vulnerable.

¿Colaboráis habitualmente con otros proyectos solidarios?

Sí, contribuimos al desarrollo integral de varias aldeas de India mediante iniciativas basadas en un turismo rural sostenible. Muchos de nuestros viajeros son padrinos de la Fundación Vicente Ferrer, una de las ONG más sensibles con las mujeres indias. Colaboramos con Mobile Creches, una ONG que ofrece educación, sanidad y alimentación diaria a los niños más desfavorecidos de India mediante su innovador sistema de escuelas móviles. Además, con la ONG Grow Trees plantamos un árbol en nombre de cada persona que viaja a la India con nosotros, en total más de 6.000 desde los inicios de la compañía, que ayudarán a disminuir la huella negativa que provocan los desplazamientos de nuestros viajeros. También colaboramos con Wildlife SOS en la protección de los osos ‘sloth’ y hemos colaborado intensamente en la difusión del proyecto “Sonrisas de Bombay”.

¿Creéis que las empresas pueden colaborar con el desarrollo con este tipo de acciones y mejorar la vida de personas más desfavorecidas?

Por supuesto. Especialmente dándole sentido al concepto de “turismo responsable”, que no implica nada más que responsabilidad, coherencia, solidez. Hay que conseguir que el conocimiento de otra cultura no implique daños para nadie. Hay que cambiar el enfoque  del turismo y conseguir que sea beneficiosos para todos. Nosotros realizamos viajes con interacción personal y cultural con India, y esa sensibilización de nuestros viajeros es un paso previo para que las empresas tomen conciencia de que pueden aportar su granito de arena en el desarrollo de algunas zonas en destino. El mundo del viaje debe de tener en cuenta esa enorme responsabilidad cuando establecemos “puentes” entre dos civilizaciones. Es obvio que somos una empresa, que somos empresas y que hay que  pagar las nóminas a fin de mes y demás… pero reivindicamos esa perspectiva ética de la pyme, a la que llamamos “pymética”, donde ya no hay espacio para etiquetas como “empresa”, “trabajador”, “locales”, etc. Es el momento del compromiso, porque eso, en definitiva, no hay un mayor generador de valor que el compromiso con tu momento, circunstancia y modelo empresarial.

Ana&Fran_AF

Leave a Reply

Your email address will not be published.